“En 2002 hay un informe reservado de la comisaría general de información en el cual se explica como la política antiterrorista del Gobierno Aznar, de la cual es parte fundamental la ilegalización de partidos, complementada con otros instrumentos policiales y judiciales muy relevantes, ha tenido efectos demoledores para la organización. El documento señala que ETA estaba en una situación en la cual sino ocurre lo que sucedió en el 92 tras la caída de la cúpula de Bidart y no ocurre lo que, en 1988, con el pacto entre el PNV y ETA que da lugar al Izarra, es decir, si el PNV no acude en auxilio de la organización terrorista puede llegar el colapso de ETA y del complejo terrorista. Y lo que nos encontramos es que no solo el PNV acude en auxilio de ETA. También el PSOE y posteriormente el PP va a respaldar a quienes han acudido en auxilio de ETA y van a aceptar ese modelo de final que rompe con el que el PP había intentado introducir en el periodo de Aznar”

 

Rogelio Alonso.

El Mundo 26 de Mayo 2018.

Share Button